Iniciar sesión

 

Pulsa para iniciar tu proceso de compra en Amazon Pulsa para iniciar tu proceso de compra en Editorial Manuscritos Pulsa en uno de los logos para iniciar tu proceso de compra.
Domingo, 30 Abril 2017 09:10

La disciplina de la actitud

Publicado por

¿Qué podemos hacer, pues, para superar esa tendencia reiterativa mecánica que nos mantiene en un círculo vicioso, que nos mantiene prisioneros de nuestra propia costumbre? Bien, aquí la técnica clave es la disciplina de la actitud. Ésta, consistirá en proponemos y en ejercitarnos a tener una disposición interior como si absolutamente todas la cosas nos fueran del modo mejor imaginable, del modo óptimo. Se trata de que aprendamos a asumir una actitud de ánimo, de energía, de confianza, de optimismo, de cordialidad. Se trata de reproducir ese estado que todos hemos tenido cuando nos hemos encontrado eufóricos. Es lo que llamamos la actitud positiva.

Domingo, 30 Abril 2017 09:02

Sobre las dificultades para "expertos"

Publicado por

A modo de complemento del texto escogido por Jaume Arasa el mes pasado sobre la obra de Blay, quisiera remarcar un aspecto sobre las dificultades que considero que puede ser interesante tratar, y es su recurrencia. Porque sucede a muchas personas inmersas en el Trabajo, incluso ya avanzada su travesía en él, que la vida les presenta dificultades que deben traspasar, a veces de forma abrupta, a veces de cierto calado. Además, con el añadido de que en ocasiones no les resulta difícil relacionar estas dificultades con el mismo Trabajo, por ejemplo, cuando trabajan el yo-experiencia.


Y esto a más de uno le puede parecer chocante, y puede pensar: ¡Pues vaya gracia! yo que me apunto a estas cosas para ser más feliz, y resulta que ahora me encuentro con más líos, y encima cuando llevo un buen tiempo Trabajando y se supone que ya debería tener bien agarrada esta felicidad que busco.

Domingo, 30 Abril 2017 08:52

Esfuerzo, ritmo y frecuencia

Publicado por

La clave del progreso en el Trabajo es hacer que lo extraordinario pase a ser ordinario, que lo superior pase a ser habitual. Es una fase más de la vida, al igual que, en su momento,  pasamos de la infancia a la juventud y de esta a la madurez. En todas las fases hay una transición pero, a partir de cierto momento, dejamos los juegos infantiles y nos ocupamos de otras cosas. Si intentamos persistir en lo anterior, el entorno nos mira mal y nos desaprueba.

El entorno desaprueba todo cuanto se aparta de la normalidad y, como somos pocos los que aspiramos a un desarrollo espiritual, no podemos esperar de este entorno el beneplácito social ni la presión ambiental que ha catalizado nuestra previa evolución. No hay un modelo social que nos obligue a estar despiertos y denuncie nuestra dificultad para gestionar la realidad; al contrario, el modelo nos anima a la disidencia y al desacuerdo: todo es culpa de los demás, son ellos los desorientados, los saboteadores.

Página 1 de 22