Iniciar sesión

Dilluns, 30 Setembre 2019 17:23

Naturalidad

Written by  Laura López
Rate this item
(2 votes)

¿Quiere decir esto que ante las personas hemos de tener una actitud idealizada, mística? No; simplemente, ante las personas nuestra actitud debe ser natural, sencilla. Pero ante nosotros mismos hemos de estar muy despiertos y presentes, y totalmente receptivos ante la Presencia de Dios en nosotros. Y permaneciendo receptivos hemos de expresarnos con naturalidad, con espontaneidad. Esta espontaneidad puede conducirme en ocasiones a defender un punto de vista, a ejercer una acción o una presión, a luchar si es preciso; pero no porque yo estoy defendiendo algo -mi idea personal, mi gusto personal o mi miedo personal-, sino porque Dios se expresa en mí a través de mi modo de ser.

Yo no defiendo nada mío, sino que dejo que Dios se exprese de un modo múltiple: a través de una expresión gozosa, o de una expresión combativa, a veces de una manera más fría, más controlada, o más eufórica, o alegre; del modo que sea. No soy yo quien elige el modo; una vez me entrego a esta Presencia, dejo que ella dirija mi vida.

Es natural que yo todavía no haya conseguido esta entrega absoluta, que esté interfiriendo en esta acción de Dios en mí; es natural y no tiene importancia. Sobre todo, no nos recriminemos, no estemos pendientes de si lo hacemos bien o mal, dejemos de preocuparnos por nosotros habiendo algo mucho más grande en que interesarnos, pues cada vez que pensamos en nosotros -aunque sea con la idea del bien y de mejorar- estamos haciéndolo mal. Cuando más pronto nos olvidemos de nuestra perfección, de nuestro bien, para abrirnos al Bien, a la Perfección, más pronto habremos eliminado todos los problemas y funcionaremos mejor.

Por lo tanto, no nos preocupemos de nuestros altibajos; siempre que nos preocupamos por nosotros, regresamos, descendemos. Dios es lo único que vale la pena de ser pensado y vivido en todo momento. Y en Dios vivirlo todo; desde este punto alto -por encima de la cabeza y atrás-, centrándonos ahí, vivirlo todo, lo que vivo en mi nombre y todas las circunstancias que me rodean. Eso no es vivir en las nubes, es aprender a unir el cielo y la tierra porque ésa es nuestra misión.

La consigna es vivir en esta conciencia amplia, vivir este misticismo experimental lo más elevado posible, y a la vez mantener una total sencillez y un gran sentido de realismo ante toda situación. Lo único que cambia es el centro de gravedad; antes yo me apoyaba en la conciencia de mí, en mis derechos, mis deseos, mis voluntades. Ahora he descubierto que el verdadero centro de mí es lo que llamo Dios; y al trasladar este centro de gravedad de la noción de mí a la noción de Dios, entonces quedo todo yo disponible para vivir con simplicidad todas las cosas de la vida diaria.

Nadie debería notar que estoy viviendo esto; mi sencillez y mi naturalidad deben ser totales, porque si creo que debo hacer algo especial al vivir esto, entonces ya estoy interponiendo algo. Cuando yo hago algo para conservar o aumentar un «estado» o sensación, ya estoy interfiriendo. La sencillez es la marca de fábrica de la espiritualidad real.

Cuando aprendemos a no preocuparnos por nosotros y a descubrir la plenitud, la realidad, la felicidad, en esta Presencia constante, en el Ser, entonces nos convertiremos en mensajeros del gozo, de la alegría, del buen humor, y también en estímulo para el esfuerzo. Ya no estaremos buscando la satisfacción a través de los demás ni pendientes de sus opiniones, ya no seremos esclavos de los otros, y por eso podremos ser naturales, auténticos. Podré expresar amor porque no habrá temor, podré expresar verdad porque no habré de ocultar nada de mí, podré expresar fuerza porque no estaré reteniendo para mí las energías.
  
  
Antonio Blay
Personalidad y niveles superiores de conciencia

Read 385 times Last modified on Dilluns, 30 Setembre 2019 17:57

5 comments

  • Comment Link Dimecres, 16 Octubre 2019 21:43 posted by Javier

    Sí, sencillez, naturalidad.

    Gracias Laura.

  • Comment Link Dimecres, 16 Octubre 2019 14:36 posted by leire

    Pienso que este artículo recoge una importante clave que nos puede servir para saber si estamos viviendo una espiritualidad real o nos estamos perdiendo en destellos cegadores que nos impiden poner los pies en la tierra.

    Lo resumiría citando a Blay: “la sencillez es la marca de fábrica de la espiritualidad real“.

    Gracias Laura por compartirlo.

  • Comment Link Dijous, 10 Octubre 2019 18:32 posted by Imanol

    Bueno, particularmente pienso que difusión se hace y mucha; quizá el asunto vaya más por lo que apunta Jordi en su artículo de este mes.

  • Comment Link Dimarts, 08 Octubre 2019 16:20 posted by Rosalia

    Gracias Laura por el artículo. Siempre es un placer y enseñanza volver a leer a Blay.

  • Comment Link Dilluns, 07 Octubre 2019 20:41 posted by Carlos

    NO entiendo cómo esto puede ser leído tan solo 93 veces. Lo siento

    Algo nos pasa que no lo difundimos bien

    Bueno, solo lleva una semana publicado.

Login to post comments