Rosalia

Rosalia

He encontrado respuestas a preguntas y aclaraciones a cosas que veía y sabía pero que estaban más hacia atrás. No prestaba atención a todo lo que veía, seguía un patrón de mi mente. Al hacer el Trabajo he podido ver toda la verdad que tenía delante, todo lo que sabía y veía aunque yo funcionaba desde el automatismo.
Una necesidad imperiosa de saber y llenar un hueco dentro de mi pecho me hizo pedir a Dios que no me importaba el estado en el que estuviera, pero lo que sí que quería era llenar el vacío que yo vivía en mi pecho, el cual lo visualizaba como un hueco negro y profundo. Después he podido comprobar que cuando pides desde tu verdad, recibes de la Vida, de Dios.

Ahí empezó mi búsqueda. Yo me iba al trabajo y hacía mis tareas de cada día pero se presentaban situaciones y personas que me llevaban por el camino de descubrir todo lo que anhelaba.
Conocí los libros de Antonio Blay  y en una papelería de Barcelona vi anunciado que daba una charla un alumno suyo. Así conocí a Jordi Sapés aunque no fue hasta unos años más tarde que empecé a trabajar con él.