Mª Pilar de Moreta Folch

Mª Pilar de Moreta Folch

Veamos ahora lo que debe hacer una persona que tiene un problema de inteligencia.
Yo le diría, en primer lugar, que deje de pensar en su inteligencia, que deje de pensar en si es o no inteligente, en si es más o menos inteligente que los otros. Pero que, en cambio, se interese inmediatamente por la verdad, por la comprensión, por la verdad de las cosas, de las situaciones, de las personas, por la comprensión de sí mismo, que no se preocupe de su inteligencia, porque esto le hace más estúpido que los demás.

A punto de jubilarme andaba yo repasando mí vida laboral y por lo tanto toda ella; es algo que sucede con cierta frecuencia. En este punto de la existencia o te apuntas al IMSERSO y te evades de la realidad, que no es otra que, por ley natural, tus años de productividad se acaban, o te planteas que tienes que aprovecharlos al máximo.

He tenido la suerte de poder ejercer la profesión más bonita del mundo: enfermera, y la suerte de que me pagaran por ello, cuando en realidad siempre pensé que tendría que ser yo que pagara por disfrutarlo.

En un momento del “Trabajo” se me planteó como aplicarlo en el ámbito laboral y lo hice, especialmente con pacientes de fibromialgia. Más adelante y viendo su eficacia me propuse divulgarlo y presenté varios trabajos en diversos congresos de enfermería. En el último gané el premio al mejor poster, justo unos meses antes de jubilarme. Es parecido al que he presentado ahora en el Congreso de ADCA.