Print this page
Luns, 07 Mai 2012 21:38

¿Por qué corremos tanto para mantenernos en el mismo sitio?

Written by 
Rate this item
(3 votes)

En “Alicia en el país de las maravillas”, hay una anécdota muy divertida: Alicia y la Reina corren a toda pastilla y, de pronto, Alicia cae en la cuenta de que el paisaje no cambia. Extrañada, Alicia le pregunta a la Reina qué está pasando; y esta responde: es que corremos tanto para conseguir mantenernos en el mismo sitio. 

Este fenómeno describe muy bien la existencia del personaje: corre constantemente para no perder lo poco que tiene y mantenerse en una realidad que le disgusta. Su mundo está lleno de paradojas: Si le preguntas al personaje qué ha pasado hoy, lo habitual es que te responda que no ha pasado nada. Y si no te conformas con la respuesta te explica las cosas que no han sucedido; por ejemplo: hoy tampoco le ha tocado la lotería.

 

Su realidad está llena de acontecimientos en los que no cree: No cree lo que ponen los periódicos, o lo que dicen los políticos, o la Iglesia… Hace unos días encontré un conocido que no cree en la Bolsa.

Los que creen que Jesucristo vino a salvarnos del infierno, están permanentemente preocupados por no ir al infierno; los que predican la castidad, no piensan en otra cosa más que en el sexo; los que tienen trabajo temen el paro… Es como si todo estuviera mal pero pudiera estar mucho peor.

Y entonces llega el Trabajo y dice que la realidad está hecha de Inteligencia, Amor y Energía. Así que, seguramente, los periódicos cuentan bastantes cosas, los políticos conducen el país por un determinado camino, la Iglesia resalta la dimensión espiritual del hombre, la Bolsa revela los fallos del sistema, el infierno está en la mente, el sexo es la expresión física del amor y los que tiene trabajo están en condiciones de preocuparse por aquellos que no lo tienen.

Esa es una de las virtudes que tiene el Trabajo: nos hace contemplar la realidad. Porque si es absurdo que corramos tanto para mantenernos en el mismo sitio, más absurdo es que, encima, no le prestamos atención a esta realidad permanente, constante y aburrida en la que estamos instalados.

A veces parece que sólo intentan influir en el mundo los muy buenos, como Vicente Ferrer, o los muy malos como los traficantes de armas, drogas y especuladores internacionales

¿Y nosotros qué? ¿Sólo pasábamos por aquí? 

¿Vamos a leer este artículo pero ni tan solo lo vamos a comentar? ¿Preferimos seguir  probando a ver si nos toca la lotería? 

 
Read 12218 times

Latest from ADCA

9 comments

Login to post comments